Unidad de Atención al Ciudadano

Voluntades anticipadas

Las voluntades anticipadas es el respeto a la autonomía de la persona, poniendo a su alcance una herramienta para continuar ejerciéndola y asegurar que este respeto se mantendrá cuando se presente una situación de vulnerabilidad.

El principio de autonomía, que incluye la gestión de la propia vida, implica que toda persona con capacidad, debidamente informada y sin coacciones, puede decidir sobre lo que considera bueno para sí misma, incluidos la demanda, la aceptación o el rechazo de determinados procedimientos.

Una buena práctica médica no existe sin el respeto a la voluntad del paciente que ha adquirido el derecho de participar en la propia planificación de cuidados sanitarios. El personal sanitario tiene la responsabilidad profesional, legal y ética de asegurar y favorecer esta participación.

El fundamento del documento de voluntades anticipadas es, por tanto, el respeto a este derecho, que mediante el documento, se prolonga cuando ya no lo pueda ejercer por sí mismo.

La existencia de un documento de voluntades anticipadas posibilita el conocimiento de los deseos y valores del paciente por parte de los profesionales y los que lo han de atender y acompañar, para que así puedan respetarlos mejor y tenerlos en cuenta en las decisiones.

Por parte del ciudadano, pensar y formalizarlo puede ser un proceso positivo de responsabilización y de participación en decisiones futuras.

Si usted quiere formalizar el documento de voluntades anticipadas, puede consultar a la Unidad de Atención al Ciudadano cómo hacerlo.