Sala de prensa

Volver

Noticias

12-06-2019

El Hospital Moisès Broggi estrena un mamógrafo donado por la Fundación Amancio Ortega a través del CatSalut

En julio, se instalará un segundo mamógrafo en el Hospital General de l'Hospitalet

El Consorci Sanitari Integral renueva dos de sus mamógrafos, con equipos donados por la Fundación Amancio Ortega a través del CatSalut. El Hospital de Sant Joan Despí Moisès Broggi ha sido el primero en poner en marcha uno de ellos, que permitirá ganar en eficacia, sensibilidad de la imagen y disminuirá la radiación que recibe la paciente.

El nuevo equipo es un modelo FDR-MS-3500 Amuleto Innovality de la marca Fujifilm y se trata de un mamógrafo con tecnología digital directa que permite crear imágenes de alta definición con un tamaño de píxel de 50 micras. La máquina dispone de un control automático de exposición inteligente que analiza la información obtenida a partir de imágenes de preexposición a dosis bajas. Esto permite analizar la densidad de la glándula mamaria y así definir la energía de rayos X y el nivel más adecuado de dosis requerido.

La mamografía digital presenta una serie de ventajas sobre la convencional: mejor resolución de contraste, posibilidad de manipulación para mejorar la imagen, eliminación de posibles artefactos de la placa, rapidez del procedimiento y menor dosis de radiación. También es superior a la convencional para detectar cáncer de mama en mujeres jóvenes, premenopáusicas o perimenopáusicas y en mujeres con mamas densas.

Este tipo de equipo dispone de la innovadora tecnología 3D que permite realizar tomosíntesis, que consiste en diferentes proyecciones con diferentes angulaciones entre sí, que posteriormente son reconstruidas en series de cortes hasta de alta resolución y que pueden ser reproducidos de manera individual o en modo dinámico (cine). Se hacen con muy baja dosis, por lo que el total de la radiación emitida cada paciente no sobrepase el umbral internacionalmente aceptado de 10 mGy de dosis glandular media en el conjunto de las proyecciones.

Casi simultáneamente, el equipo puede hacer una mamografía digital de alta resolución, con lo cual la tomosíntesis no elimina la mamografía digital sino que la complementa. La tomosíntesis mejora la superposición de estructuras normales y patológicas (inconveniente de la mamografía convencional y digital 2D), especialmente en mamas densas, que dificulta o impide una adecuada detección y evaluación de las lesiones. La nueva aplicación genera imágenes tomográficas o uniplanars y mejora la sensibilidad diagnóstica en el 15-30% y reduce notablemente la tasa de segundas llamadas (estudios complementarios) en programas de cribado de mama. La tomosíntesis ayuda a localizar las pequeñas lesiones mamarias espiculada, distorsiones del parénquima o nódulos en las tres dimensiones del espacio.

Como la compresión antes de hacer la toma radiográfica tiene como finalidad evitar la superposición de estructuras, la tomosíntesis podría evitar la necesidad de compresión que se ejerce sobre la mama o, al menos, reducirla y evitar de esta manera el dolor que muchas mujeres experimentan durante la mamografía. El diseño de la pala de compresión, que se ajusta a la forma de la mama, también asegura una compresión óptima aplicada sobre toda la superficie de la mama sin causar incomodidad innecesaria a la paciente.

El nuevo mamógrafo también dispone de la tecnología para hacer biopsias guiadas por estereotaxia y la posibilidad de adaptar el sistema de biopsia al vacío, mucho más eficiente y que permite al equipo de mama mejorar la detección de patología y disminuir la tasa de falsos positivos. El mayor contraste de la imagen digital facilita sobre todo la detección de sutiles microcalcificaciones, uno de los signos que pueden hacer sospechar precozmente la presencia de lesiones malignas.

En cuanto al confort, el movimiento del mamógrafo es automatizado, lo que supone menos carga física para hacer las proyecciones y mayor rapidez del procesado de imágenes porque elimina la digitalización indirecta de los chasis. Además, el tipo de iluminación de la sala ayuda a las pacientes a relajarse y hacer el estudio con un estrés mínimo. El equipo dispone de un sillón-camilla para llevar a cabo las biopsias con las pacientes sentadas o acostadas, que se puede usar como camilla si la paciente se marea. Todo el proceso se hace dentro de la misma sala, lo que permite un control continuo de la paciente. Hasta ahora se la dejaba a esta sola en la sala para ir a digitalizar las placas en la sala adyacente.

Este equipo es el primer aparato que recibe un centro del Consorci Sanitari Integral procedente de la donación de la Fundación Amancio Ortega. En julio, se instalará un segundo mamógrafo en el Hospital General de l'Hospitalet. En total, se llevan a cabo entre los dos hospitales 5.500 mamografías al año, de las cuales 4.000 aproximadamente corresponden al programa de cribado del cáncer de mama. Asimismo, se hacen alrededor de 200 procedimientos intervencionistas anuales guiados por mamógrafo como son las biopsias, los marcajes prequirúrgicos con arpones o las galactografía.

Comparte esta noticia: