Sala de prensa

Volver

Noticias

08-11-2019

Balance de los tres años de funcionamiento de la Unidad de Rehabilitación Intensiva de Ictus

Hoy se celebra la jornada "Avanzar después del ictus: Experiencia del Hospital Sociosanitari de l’Hospitalet"

La Unidad de Rehabilitación Intensiva de Ictus del Hospital Sociosanitari de l’Hospitalet ha dado a conocer los resultados de sus tres años de funcionamiento. Para ello, ha organizado la jornada "Avanzar después del ictus: Experiencia del Hospital Sociosanitari de l’Hospitalet", que tiene lugar hoy.

Desde sus inicios hasta ahora, la Unidad ha tratado 174 casos. La edad media de los pacientes fue de 67 años. Del total, 115 han sido hombres (66%) y 59, mujeres (34%). La estancia media del ingreso ha sido de 29 días.

Según el análisis de los casos, el 89% de las personas que han sido ingresadas en la Unidad tiene capacidad deambulatoria (caminar) cuando se va a casa y el 59% necesita de ayudas técnicas (andador, bastón, muleta ...) cuando sólo el 42% podía caminar cuando ingresó y el 82% necesitaba de ayudas técnicas. Además, según estos resultados, más del 80% de los pacientes presenta una dependencia leve una vez ha pasado por la Unidad, cuando la mayoría de ellos tenía una dependencia severa cuando ingresó.

La Unidad se puso en marcha en 2016 y es la única de estas características en la zona de l’Hospitalet-Baix Llobregat. Se trata de una unidad de corta estancia que proporciona tratamiento intensivo (cinco horas diarias) a personas que han sufrido un ictus y tienen buen pronóstico rehabilitador. El objetivo es favorecer la independencia y la integración del paciente en el entorno familiar, social y laboral previo al ictus. La Unidad está formada por un equipo multidisciplinar de profesionales (médicos rehabilitadores, geriatras, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, logopedas, trabajadores sociales, psicólogas clínicas y enfermeras).

Durante el ingreso, los pacientes trabajan en diferentes niveles para conseguir la mejor adaptación posible a la vida diaria. La estimulación de los déficits físicos se hace mediante fisioterapia, realidad virtual y terapia ocupacional, con el fin de volver a hacer las tareas del día a día (ir al baño, vestirse, cocinar, doblar la ropa, etc.). Con la terapia de logopedia, tratan las alteraciones del lenguaje o la deglución. Los déficits cognitivos y psicoemocionales se tratan mediante psicoterapia.

La prevalencia (número de personas afectadas) del ictus en Cataluña es de 15.000 casos por 100.000 habitantes, con una incidencia (número de nuevos casos) de 58,6 casos por 100.000 habitantes. Se prevé que una de cada seis personas sufrirá un ictus a lo largo de su vida y que alrededor del 50% de los supervivientes tendrá algún grado de discapacidad. El ictus es la primera causa de discapacidad grave del adulto.

Comparte esta noticia: